El mes pasado nuestros amigos de “Mi Director Financiero” nos contaban los dos primeros pasos para asegurar un buen control de nuestra tesorería. Seguro que queréis conocer cuál es el último consejo para conseguirlo, así que os dejamos con la segunda y última parte del artículo:

 

TERCERO: 3 FORMAS DE CONTROLAR TU CASH FLOW

PRIMERA FORMA: Anticípate a los agujeros de caja

Uno de los aspectos más importantes para no tener una cuenta corriente siempre con dinero es el control de nuestro Cash Flow. Para esto es aconsejable que realices previsiones de tesorería tanto semanales como mensuales.

La mayor parte de las empresas mueren porque se quedan sin dinero en caja así que anticípate a los problemas para no encontrarte con una empresa que vende pero que entra en suspensión de pagos porque se queda sin liquidez.

SEGUNDA FORMA: ¿Qué tengo que pagar esta semana?

 Otra tarea para los lunes: realiza tu previsión de tesorería de la semana. Para ello debes tener en cuenta tres puntos:

Recomendación: puede ser que la primera semana del mes realices el pago mensual por transferencia a tus proveedores.

Esto, unido al resto de pagos (recibos, nóminas, etc) puede hacer que te cargue mucho esta semana y te puedas ver con problemas de liquidez por la acumulación de pagos. Lo que podrías hacer es realizar estos pagos el día 10 o 20 de cada mes. Con esto lo que haces es distribuir la cantidad de tus pagos mensuales entre las distintas semanas y podrás gestionar tu tesorería de una forma más tranquila.

En la cuarta semana del mes, normalmente, tendrás en el caso de que pagues tus impuestos mensualmente, que añadir estos pagos a los otros pagos que tengas en esa semana. En caso de pagar los impuestos trimestralmente, acuérdate de incluirlos en los meses de abril julio, octubre y enero.

CUARTO

Llegarás a un Saldo Final que será la suma de tu Saldo inicial, tus cobros previstos y tus pagos. Aquí verás si vas a tener suficiente dinero para pasar la semana sin problemas.

 

TERCERA FORMA: Un mes sin sobresaltos (…o no)

Por último, tendrás que realizar previsiones mensuales. Lo ideal, es hacerlo en un horizonte temporal de al menos seis meses. Con esto podrás anticiparte a posibles problemas de falta de liquidez.