El Ayuntamiento de Madrid ha aprobado una rebaja fiscal que ha comenzado a aplicarse desde este 1 de enero, por la que los madrileños pagarán este año 89,9 millones menos de impuestos.

Se prevé que las Ordenanzas Fiscales beneficiarán a dos millones de contribuyentes; la medida más destacada es la reducción del Impuesto de Bienes Inmuebles, que pasa de un tipo del 0,510 % al 0,479 %. El objetivo es reducir el IBI al mínimo legal De forma progresiva a lo largo de los próximos cuatro años hasta alcanzar el 0,4% reglado. Esa disminución supondrá una bajada del 20% sobre el precio total a pagar a lo largo de los próximos cuatro años. Es decir, en una vivienda que tiene un valor catastral de 100.000 euros, este año tendrá que desembolsar 510 euros; mientras que en 2022, cuando se aplicara la reducción total, se podrían ahorrar 102 euros.

Además del tipo general del IBI, se ha incrementado la bonificación de este impuesto a las 56.000 familias numerosas de la capital y particularmente a las de carácter especial.

Otra de las medidas previstas es el aumento de la bonificación por transmisión mortis-causa de la vivienda habitual y del local del negocio familiar en todos los tramos del valor catastral del Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, conocido como plusvalía. De esta medida podrán beneficiarse ascendientes, descendientes de primer grado y cónyuges.

En la actualidad, se aplica un 95% de rebaja en los inmuebles con un valor catastral de hasta 60.000 euros.

Además de mantener esa desgravación al primer escalón, el Consistorio elevará del 75% actual al 85% en las propiedades con un valor catastral de entre 60.000 y 100.000 euros. En el siguiente peldaño, entre 100.000 y 138.000 euros, la bonificación se elevará del 50% al 70%. Y, en el caso de heredar un inmueble con un valor catastral superior a 138.000 euros, el descuento se elevará del 15% al 40%.

Esto significa que en el caso de un madrileño que herede en 2019 la que fue la vivienda habitual de su progenitor desde hace más de 20 años con un valor catastral de 117.000 euros, tendría que abonar 10.179 euros. Sin embargo, si el fallecimiento se produjese en 2020, se ahorraría un 40%, es decir, 4.701 euros menos, ya que tendría que pagar 6.107,4 euros.

El Ayuntamiento reduce también en un 70 % la tasa de gestión de basuras ante el inicio de actividad y en un 90 % el abono de este servicio por parte de locales desocupados y sin actividad económica. En total el impacto será de 10,5 millones en una rebaja fiscal de la que podrán beneficiarse 60.000 locales.

Por último, se prorrogan las bonificaciones en el Impuesto de Actividades Económicas por inicio de actividad, un impuesto exento los dos primeros años y bonificado al 50 % el tercero y el cuarto y del 50 % por creación de empleo indefinido.

Esperemos que estas medidas nos permitan un pequeño respiro en la presión fiscal que los autónomos y pequeños empresarios tenemos que soportar.