Para preparar una pared que está pintada con gotelé o picado y se quiere dejar lisa:

Primero has de averiguar si la vieja pintura que deseas eliminar se trata de temple o de pintura plástica. Para ello puedes coger una esponja húmeda y pasarla por la pared. Si es plástica, la esponja apenas se manchará, pero si es temple, arrastrarás parte del material.

El temple es más sencillo de quitar ya que sólo se necesita mojar la pared con agua templada dejando que empape bien y que se ablande la pintura.

Luego con una espátula ancha, se rasca hasta que la superficie se quede en el yeso. Los desconchones y desperfectos que hayan podido causarse se emplastecen con plaste o masilla aplicado en capas ligeras.

Cuando sequen, se lija con lija fina de grano 6 u 8 y ya tendremos listos nuestros tabiques para trabajar sobre ellos.

Si la pintura es plástica, el proceso es parecido pero utilizando un producto decapante en lugar de agua para empapar el grano.

En nuestras tiendas podrás adquirir y consultar sobre los productos que hemos mencionado; ¡te aconsejamos para que el resultado sea el mejor!.