Los comerciantes sabemos vender. Es nuestro oficio y por eso nos preocupamos de hacerlo bien y de aprender a mejorar. Pero nuestro negocio tiene otras vertientes que no son puramente mercantiles, debiendo confiar en otros profesionales para que nos ayuden, como el gestor, el escaparatista, el publicista…

Hoy queremos hablar de la figura del director financiero. Básicamente, se trata de la persona que se ocupa de que las empresas pueden ser económicamente rentables. ¿No os habéis planteado nunca cómo es posible que frecuentemente no tengamos dinero en la cuenta corriente si no hemos dejado de facturar? Este es el terreno en el que el asesor puede hacernos despegar.

Su método de trabajo es el siguiente:

  1. Conoce el PROBLEMA

Antes que nada, indaga en qué punto estamos: cuáles son nuestros márgenes, qué área del negocio da beneficios o pérdidas o cuándo necesitamos financiación. Podemos hacernos las siguientes preguntas:

  • ¿Tenemos pérdidas en alguna línea de negocio o en alguna de nuestras tiendas?
  • ¿Sabemos si nuestros precios o costes son los correctos?
  • ¿Por qué nunca hay dinero en la cuenta corriente de la empresa si no dejamos de facturar?
  1. Toma DECISIONES

Con esos datos e información nos ayudará a decidir si abrimos o no una nueva línea de negocio, si tenemos el personal correcto o cuándo es el momento oportuno para contratar a un comercial, dónde debemos recortar costes, qué productos no son rentables y debemos retirar de lineal, etc.

  1. Controla la TESORERÍA

Gestiona nuestras cuentas calculando los posibles descubiertos, ayudándonos a cobrar las facturas o a anticiparnos para tener siempre cubiertos nuestros pagos de nóminas, proveedores, impuestos, etc sin sobresaltos.

La mayor parte de las empresas MUEREN POR LA TESORERÍA. Esto hay que grabárselo en la mente: los principales problemas de las empresas vienen por la falta de liquidez así que es aquí donde los directores financieros tienen fijada continuamente su mirada. Para gestionar esta parte tan importante de nuestro negocio:

En primer lugar, realizan previsiones de tesorería a corto, medio y largo plazo. ¿Para qué sirven estas previsiones? Pues sirven para ver si la tienda va a tener algún problema de liquidez en algún momento y anticiparse para conseguir recursos o tomar decisiones que aseguren una mayor entrada de efectivo o menores gastos. Con unos presupuestos anuales podemos preparar una estrategia de ventas.

Control de cobros: imprescindible, mantener a raya a los clientes y evitar impagados a toda costa. Este trabajo empieza desde que el nuevo cliente entra por la puerta. El director financiero dirá si se le vende o no y hasta qué cantidad se le puede vender. Con esto se minimizará el riesgo de impagados y disminuirá el trabajo de gestión de cobros y las posibles pérdidas.

Busca la financiación necesaria para cubrir las necesidades del negocio, sea en situaciones de falta de liquidez o, en situaciones de expansión. Incluso en este momento tan difícil nos puede ayudar a evitar el cierre empresarial.

Todo esto que suena realmente caro para nuestras posibilidades está un poco más a nuestro alcance si contactamos con la Asociación, ya que os ofrecemos los servicios de la reputada empresa Mi Director Financiero mediante un convenio global. Como parte de ese acuerdo de colaboración, nos proponen un workshop gratuito sobre venta on line.

Hemos visto que muchos compañeros han tenido que buscar nuevos canales de ventas para asegurar su viabilidad a corto plazo. La venta on-line se revela como una de las posibilidades de negocio para las empresas. Sin embargo, antes de embarcarnos en un proyecto de este calado tenemos que saber que esto requiere una planificación financiera previa para su puesta en marcha.

Si estáis interesados en este curso, en contratar asesoría, o si queréis que nos preparen una formación a medida sobre los temas expuestos, por favor, enviadnos vuestras peticiones a apdcam@gmail.com  o poneos en contacto con nosotros a través del móvil 628 771 959.