Para un comercio tradicional el escaparate es su medio de comunicación más importante. Es el altavoz a través del cual transmitimos al público el alma de la tienda, el gancho para seducir (o repeler) y la forma de exponer la información que queremos compartir.

Muchas veces, la falta de tiempo o de conocimientos nos conduce a la “chapuza” para salir del paso, sin darnos cuenta que el 25% de nuestras ventas depende del diseño de nuestro escaparate.

Os proponemos un enlace a la revista Emprendedores donde podréis encontrar un interesantísimo artículo con nociones básicas sobre los elementos esenciales y los distintos métodos de animación que se pueden aplicar a la hora de elaborar esa ventana al mundo que es el escaparate:

https://www.emprendedores.es/gestion/a77566/como-disenar-escaparate-atractivo-escaparatismo/

Si bien lo ideal sería contar con la colaboración de un profesional especializado, en ocasiones no podemos permitirnos costear sus servicios. Partiendo de la base de que todo gasto en escaparatismo es una inversión, debemos tener en cuenta que hay ofertas de todos los precios asequibles, por lo que debemos estudiar los momentos del año en que queremos potenciar nuestras ventas y tratar de hacer un esfuerzo económico en conseguir un asesoramiento en el diseño y la elaboración de los montajes.

Por otra parte, las administraciones públicas ponen a disposición de autónomos y pymes ayudas y líneas de financiación que pueden aliviarnos a la hora de renovar nuestras instalaciones, la iluminación o la fachada del local.

Así mismo, hay infinidad de ofertas de formación gratuita para trabajadores financiados por el Ministerio de Trabajo y por la Comunidad de Madrid entre las que encontraremos cursos de escaparatismo y marketing visual, incluso con opciones de seguimiento on line para aquellos que no puedan disponer de un horario fijo para dedicarle al estudio.

Que la primavera os inspire, hay mil historias que contar y sorprender al público con vuestra creatividad.