Los papás que se estrenen en 2020 están de (doble) enhorabuena, ya que podrán disfrutar, a partir de este 1 de enero, de una nueva ampliación del permiso de paternidad, que ahora será de 12 semanas.

Esta medida obedece al plan de subida progresiva de la duración del permiso para los hombres recogida en el Real Decreto-ley 6/2019, de 1 de marzo: el año pasado se elevó de 5 a 8 semanas, en 2020 se produce este nuevo aumento de 8 a 12 semanas y en 2021 se pasará a un permiso de 16, equiparándose con el permiso de maternidad.

El objetivo final  de la norma es que ambos progenitores  puedan disfrutar de las 16 semanas de permiso, independientemente de su sexo, con una retribución del 100% para cada uno, favoreciendo la igualdad de hombres y mujeres en el mercado laboral.

En cuanto a su duración, hay distintas posibilidades para que el padre pueda disfrutar de esas 12 semanas de baja:

Las cuatro primeras semanas después del parto son de cese de la actividad obligatorio. Pasado ese período se podrá permanecer de baja otras 8 semanas. En el supuesto de que la madre ceda una parte de la suya, este tiempo podrá ampliarse 2 semanas más.

El art. 48 del ET establece en relación a las semanas no obligatorias que «podrán distribuirse a voluntad del progenitor, en períodos semanales de forma acumulada o interrumpida, a jornada completa o a tiempo parcial, y ejercitarse desde la finalización de la suspensión obligatoria posterior al parto hasta que el hijo o la hija cumpla 12 meses».

Esto significa que si se prefiere no disfrutar las 8 semanas de forma seguida, se puede optar por descansar durante períodos semanales salteados a lo largo del primer año de vida del niño, para lo que se deberá preavisar con quince días de antelación a la empresa en el caso de ser trabajador por cuenta ajena.

También existe la posibilidad de  tomar la baja de paternidad a jornada completa o bien a media jornada, previo acuerdo con la empresa si se es asalariado. Si los dos progenitores que ejerzan este derecho trabajan para la misma empresa, la dirección empresarial puede limitar su ejercicio simultáneo por razones fundadas y objetivas, debidamente motivadas por escrito.

Fuera de las cuatro primeras semanas, de carácter obligatorio, las restantes semanas son un derecho y no una obligación, por lo tanto se puede renunciar a ellas.

 

Los pasos que se deben seguir para solicitar el permiso de paternidad son los siguientes:

  1. Cumplir una serie de condiciones:
  • Estar dado de alta en la Seguridad Social y permanecer al corriente de pago. En caso de tener alguna deuda pendiente con Hacienda no se podrá solicitar el permiso.
  • Notificar el nacimiento del bebé durante sus 15 primeros días de vida. Esta comunicación debe realizarse por escrito a través de cualquiera de estas vías: en el portal “Tu Seguridad Social” con DNI electrónico o certificado digital, presencialmente en una oficina de la Seguridad Social o mediante un asesor con la autorización correspondiente.
  • Haber cotizado un tiempo mínimo de 180 días durante los 7 años anteriores al período de la baja y 360 días a lo largo de la vida laboral completa.
  1. Recopilar los siguientes documentos:
  • Documento Nacional de Identidad
  • Informe médico del parto
  • Libro de familia o certificación de inscripción del bebé en el Registro Civil
  • Modelo correspondiente de la Seguridad Social
  • Documento de situación de actividad que certifique la condición de autónomo
  • Número de cuenta al que se quiere que llegue la cuantía de la prestación

Si se elige disfrutar del permiso alternando semanas es necesario completar el documento correspondiente de la Seguridad Social. En caso de que se decida solicitar el permiso a tiempo parcial, el documento para completar es diferente.

  1. Pedir cita previa en la Seguridad Social para presentar la documentación.
  2. Esperar a recibir por correo la resolución de la solicitud. El primer ingreso de la baja se producirá durante la segunda semana del mes siguiente al reconocimiento de la prestación.

 

En cuanto al importe de la prestación por paternidad, aclararemos que se cobra el 100% de la base reguladora en todos los casos. En esta cantidad no se incluyen dietas, cheques restaurante o plus de transporte, y es la Seguridad Social y no la empresa quien realiza el pago de la prestación (a no ser que se ejerza este derecho a tiempo parcial, en que la empresa abonará su parte). La prestación está exenta del IRPF.

En el caso de ser nosotros los empleadores, durante la situación de suspensión del contrato, si celebramos un  contrato de interinidad con un desempleado para sustituir al trabajador con contrato suspendido por descanso por nacimiento, a la obligación de cotizar se le aplica una bonificación del 100% en las cuotas empresariales, incluidas las correspondientes a contingencias profesionales y las de recaudación conjunta, tanto del trabajador sustituido como del interino contratado.

 

Hay que decir que para los padres que disfruten de la baja de paternidad la ley establece reserva de puesto de trabajo. El art. 48.1 del Estatuto de los Trabajadores dice que la reincorporación ha de ser al mismo puesto de trabajo y con la misma jornada; salvo que se haga uso del derecho a la reducción de jornada del artículo 37 ET. Asimismo, los trabajadores se beneficiarán de cualquier mejora en las condiciones de trabajo a la que hubieran podido tener derecho durante la suspensión del contrato de trabajo.

En cuanto a las vacaciones, la persona trabajadora que esté en suspensión de contrato por nacimiento tiene derecho al disfrute de sus vacaciones en un período distinto, por lo tanto no se pierden.

Por último, aclarar que, como empleadores, podemos despedir a un trabajador que se halle de baja por paternidad pero debemos acreditar la procedencia del despido por motivos no relacionados con esa causa (art. 55.4 ET ).

 

Desde la Asociación os animamos  –muchos sois descendientes de otros queridos y añorados perfumistas y drogueros- a continuar la tradición familiar y traer nuevos “comerciantitos” al mundo que puedan cotizar para mantener nuestras pensiones… Aprovechamos para recordaros que en 2020 la edad de jubilación se elevará a 65 años y 10 meses cumplidos, y será necesario acreditar 37 años cotizados para jubilarse con el 100% de la pensión.