1. Es más gruesa: en la epidermis masculina los queranocitos son más activos, por lo que la renovación celular es más intensa, dando como resultado una piel de un grosor un 25% mayor que la femenina.

  2. Es más firme: los fibroblastos, las células que garantizan la juventud de la piel, también funcionan con más intensidad, de ahí que la piel masculina presente más fibras de colágeno y elastina, y, por tanto, una mayor firmeza. Esta es la principal razón por la que en ella los signos y huellas de la edad tardan más en evidenciarse que en la piel femenina.

  3. Cuando envejece, lo hace más rápidamente: la ventaja no es eterna, ya que en cuanto se inicia el proceso de envejecimiento, esta “velocidad de crucero” se acelera y los cambios son más evidentes: arrugas más profundas, surcos nasogenianos muy marcados, tez más apagada, mayor flacidez en las facciones, presencia de bolsas, ojeras y líneas de expresión en el contorno de los ojos y manchas más oscuras y abundantes, entre otros.

Los expertos coinciden en que los 25-30 años es el momento ideal para empezar a cuidarse, recurriendo a líneas específicas para pieles masculinas, ya que sus formulaciones están especialmente adaptadas a sus características cutáneas, con activos específicos y concentraciones adecuadas a su fisiología.

En nuestras tiendas encontrarás todos los productos y consejos más adecuados para la limpieza, hidratación, tratamiento antiedad y protección solar de tu piel, así como para un afeitado eficaz y sin irritación.

Si quieres o estás interesad@ en nuestras publicaciones podrás encontrar más a través de nuestro perfiles sociales:

Twitter: @apdcam

Facebook: facebook.com/apdcam

Fuente: revista “Consejos de tu farmacéutico”. Publicitario Farmacéutico, S.L.

Foto Destacad y Foto interior: Flickr – Infotodo México