Desde este “balcón” que permite que nuestra voz llegue a vuestras casas, queremos enviaros tres mensajes:

Muchos de vosotros habéis tenido que continuar trabajando porque vendéis productos de primera necesidad. En esta situación, rogaros que os cuidéis y os protejáis convenientemente. No vamos a daros instrucciones ya que las podéis consultar en nuestra página y en la web del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Este organismo publicó hace unos días una Guía de buenas prácticas para el comercio con todas las indicaciones para la seguridad de trabajadores y usuarios.

Simplemente, evitad en la medida de lo posible poner en riesgo vuestra salud y la de los demás, a igual que os lo pedimos también a los que habéis tenido que quedaros en casa.

Y tanto a unos como a otros, daros las gracias desde lo más profundo de nuestro corazón: a los primeros, por permitirnos adquirir esos artículos que nos libran de la contaminación como la lejía o el jabón, el gel hidroacohólico, el detergente, los guantes, y otros que posibilitan que nuestra vida siga su curso con la mayor normalidad como las maquinillas de afeitar, las compresas, los pañales. Por seguir madrugando para que no nos falte de nada y por aguantar los asedios de los que nos angustiamos por hacer acopio de papel higiénico. Por arriesgaros.

A los segundos, por quedaros en casa a pesar de que esto puede suponer que no volváis ya a subir el cierre de vuestra tienda, o perder vuestros ahorros o a esos empleados maravillosos que os han acompañado en vuestra aventura emprendedora. Por sacrificaros.

Sois todos unos héroes y los aplausos de los balcones también son para vosotros.

Por último, queremos mandaros un mensaje de ánimo. Este esfuerzo vale la pena por la vida de nuestros convecinos, porque valoraremos mejor lo que tenemos, porque veremos el trabajo de los demás con otros ojos.

Desde la Asociación estamos a vuestra disposición para buscar todas las ayudas y procedimientos legales posibles que permitan minimizar los efectos negativos en vuestra economía.

Pero también como españoles, tenéis nuestro compromiso para seguir consumiendo en vuestros establecimientos, comprando los productos de nuestra agricultura, nuestras fábricas, nuestros servicios, y arrimado el hombro para conservar todos los puestos de trabajo de nuestro querido país.

Un abrazo, cuidaos, gracias, ánimo.