La mayoría de los pequeños comerciantes nos resistimos a entrar en la era digital con todas nuestras fuerzas, lo indican los datos del el estudio Advice Éxito Empresarial. El informe señala que la gran empresa española (que supone el 0,12% del tejido empresarial español) está fuertemente digitalizada o en vías de digitalizarse. Así, el 48% de las grandes empresas están digitalizadas, mientras que las pymes, microempresas y autónomos son “el gran reto de la digitalización”. Se trata de 3,2 millones de empresas (99,88% del total) que sostienen el 66% del empleo, y solo el 14% de las ellas dice tener intención de digitalizarse.

 

Pero ¿por qué tanta insistencia en digitalizarse? En apenas tres años, el porcentaje de compradores online ha evolucionado del 36,8% en 2015 hasta el 44,5% actualmente. Y las previsiones apuntan que en 2018 se habrán superado los 30.000 millones de euros del año 2017, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

Siguiendo este “crecimiento imparable”, el comercio electrónico continuará evolucionando marcado por tendencias que están transformando la manera de comprar y vender. Los usuarios, cada vez más, no sólo compran en tiendas on line, sino también a través de otros canales como son las redes sociales, Facebook o Instagram, o directamente a través de cualquier página web o blog. Teniendo en cuenta que en España el comprador online es usuario activo de las redes sociales (más del 90% está en Facebook y más de un 55%, en Instagram y Twitter) parece “imprescindible” una estrategia que englobe todos los canales.

El 69% de los clientes sigue haciendo webrooming, una tendencia de consumo al alza que consiste en buscar los productos en Internet para luego adquirirlos en un comercio físico. Y además busca también la opinión de otros consumidores como factor crucial a la hora de tomar la decisión de compra. Ésto significa una redefinición de la experiencia en tiendas físicas así como una oportunidad para las empresas que cuentan con tiendas tanto tradicionales como online. De ahí la importancia de que todos los canales estén “interconectados” para dar a los consumidores la comodidad que necesitan.

 

La opinión de los expertos es que la evolución tecnología  formación en nuevas habilidades profesionales para trabajadores de todos los sectores, con el objetivo de que “el cambio de modelo productivo hacia la economía del conocimiento no sea traumático”.

Como veis, reinventarse no se trata de una elección, sino de una obligación si queremos seguir existiendo.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies