Como informa El Confidencial, se ha conocido este mes la resolución del Tribunal Supremo sobre el recurso presentado por la patronal ANGED -que representa a gigantes como El Corte Inglés, Carrefour o Fnac- contra las comunidades autónomas que aplicaron un impuesto de carácter medioambiental a las grandes superficies a partir del año 2001.

La defensa de ANGED intentó que los tribunales consideraran ese tributo como discriminatorio y, por tanto, una subvención encubierta a los demás. De haber ganado, el resto del comercio habría tenido que pagar el mismo tributo, con un impacto económico de unos 1.661 millones de euros. “Los que menos tienen que ver con este tema son los pequeños comerciantes. Aun así, nos han metido a todos en un mismo saco”, según palabras del Presidente de la Confederación Española de Comercio.

Esta misma reclamación se presentó ante el Tribunal Europeo de Justicia (TJUE), que resolvió en el mismo sentido que lo hace ahora el TS. Si Bruselas hubiera condenado a España, el pago de la sanción habría salido del bolsillo de todos los españoles.

Por lo que nos toca, damos la bienvenida a esta sentencia…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies