La preocupación por la salud, más tiempo libre y una mayor renta disponible cambian la manera de consumir.

Los mayores de 65 años se consolidan como el público objetivo más importante para las grandes marcas generalistas del sector y seguirán creciendo en importancia durante las próximas décadas. Los hogares ‘senior’, en los que viven consumidores que superan esta edad, dedican 4.271 euros al año a llenar la despensa, 172 euros más que los hogares de menores de 65 años, según afirma un informe de Kantar Media recogido por la UOC

De acuerdo con sus predicciones, el sector de los mayores de 65 podría generar 4 de cada 10 euros del mercado en el año 2030. Para Neus Soler, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC, estamos ante «el segmento que más crecerá demográficamente y que además tiene un poder adquisitivo mayor porque suelen haberse liberado de cargas como la hipoteca o el mantenimiento de los hijos». Son, añade, «un segmento amplio, con mayor esperanza de vida e interesante para las marcas, pues están dispuestos a pagar más por ellas». 

«El crecimiento del mercado dependerá, en una parte importante, de estos hogares y, de hecho, actualmente ya es así», añade Juan Carlos Gázquez, profesor de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC. En España, este grupo llega casi a los nueve millones de personas, según el Instituto Nacional de Estadística. «Las predicciones afirman que la pirámide demográfica se está invirtiendo, hecho que contribuirá a que las empresas vean a este público objetivo como una oportunidad de oro», explica Gázquez.

Son un segmento amplio, con mayor esperanza de vida e interesante para las marcas, pues están dispuestos a pagar más por ellas.

Hacen compras pequeñas, frecuentes y de calidad.

Los problemas médicos -esos achaques de la edad-, unidos a más tiempo libre y una mayor renta cambian la manera de consumir. Una de las características principales de este grupo es su preocupación por la salud. «Están más concienciados por cuidarse«, explica Soler, y por eso incluyen una serie de productos  como complementos vitamínicos, etc. Al estar jubilados, disponen de tiempo libre para incluir más actividades en su rutina diaria y comprar con más calma.

Los expertos destacan que sus cestas de la compra se caracterizan por ser pequeñas pero muy frecuentes, compran formatos y envases individuales o de menor tamaño y son menos propensos a las promociones. «Optan por más productos frescos y específicos, que son más caros, y por marcas del fabricante, que se entienden como de mayor calidad», afirma Soler.

Para sus compras eligen tiendas de proximidad especializadas y supermercados. «Quieren establecimientos más cómodos, con pasillos más anchos y con estanterías de menor altura para poder alcanzar cómodamente los productos».

También en el sector de la cosmética y el  cuidado corporal se aplican esos parámetros, buscando este tipo de cliente más calidad y siendo más fieles a sus marcas preferidas. Los seniors son los únicos que amplían sus rutinas de cuidados, según los datos del estudio de Kantar “Face of the Nation”. También son los que más priman la confianza en los consejos de su vendedor de toda la vida, aunque exigen que éste conozca los últimos avances porque es un público interesado en mejorar esos cuidados.

Fuente: Foodretail

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies